martes, 11 de mayo de 2010


Extraño estar todo el día en la computadora sin cargo de conciencia. Extraño estar en la cama hasta estar absolutamente harta de ella. Y, fundamentalmente, extraño aquellos viejos tiempos en los que la epistemología naturalizada no tenía ningún espacio en mi vida.

Pero mirala, es tan linda 


2 comentarios:

Agu dijo...

Ovejitas for you, my darling. ♥ (?

.Guada. dijo...

JAJAJAJAJAJA algún día tenía que entrar.
me encantó, me encantó.

y tu blog está genial, vas a empezar a verme por aca ;)

yo extraño los días en que los humanos respetaban a los micrófonos y los trataban con cariño.

NO A LA VIOLENCIA MICROFONAL!